Contadora de hilos

 Esta es mi primera entrada que escribo a MadejandoLA, y quiero agradecer oficialmente a las bellísimas de ♥ Moni y Sara ♥ por permitirme compartir con ellas el amor hacia los textiles y al viaje, que completan nuestra vida con alegría y aprendizaje.



Nos parece alucinante ver a las mujeres trabajar en el arte textil, claro que hemos encontrado varios lugares donde el textil no solo pertenece al género femenino, pero es un arte en el que somos mayoría.

Son las artesanas, guerreras que luchan y tejen al mismo tiempo que respiran, que seguro a sus hilos les comparten sus ideas, secretos y sueños, y ¡claro! uno que otro chisme que trae el viento.

Mi trabajo en Fábrica Social, me ha permitido acercarme a estas mujeres Ñomndaa (amuzgas) de Guerrero que sonríen con los ojos y con las manos, que en la mente guardan tantos diseños que han pasado de generación en generación.

Siempre que pensamos en las piezas hechas en telar de cintura, pensamos en los palos y en la mujer sentada junto al árbol tejiendo, pero la realidad es que hay varios pasos que suceden antes, hoy junto con nuestro fondo de pantalla/calendario de Septiembre 2014, queremos compartirles algunas fotografías más sobre la creación de la urdimbre.


 Las mujeres caminan una y otra vez la misma tierra jalando un hilo, en el caso de las mujeres amuzgas, muy delgado, ya que trabajan con un hilo para coser a máquina, es impresionante ver cuando empiezan su urdimbre porque a la distancia, casi no se perciben visualmente los primeros hilos.

Pero el dato curioso está en preguntarnos ¿cómo saben cuantos hilos deben de urdir para tejer un ancho en específico?, no me quedó muy claro el por qué de esa cantidad, pero es un conocimiento que ha pasado de generación en generación ya que todas las mujeres con las que estuvimos los cuentan igual.




 Todo lo comparan con lo que urden para su huipil, y de ahí parten para hacer más o menos vueltas.

 

Las mujeres nos compartieron que dos vueltas hacen un pequeño grupo, que se unen cuando son 5, y cuando tenemos 5 de este grupo mediano se unen, para crear uno grande. Y los grupos grandes son los que definirán el ancho de nuestro lienzo junto con la densidad de nuestra tela. 


 Seguimos su ejemplo de compartir sabidurías, para que cuando se encuentren una pieza tejida en telar de cintura no solo imaginen a la mujer sentada tejiendo, sino a la que camina y cuenta hilos, y el gran trabajo que hay detrás.

PD: Gracias infinitas también, a Dulce de Fábrica Social ♥ por compartir este viaje



Flor de agua para MadejándoLA