Pau-car-tam-bo


Hoy en la mañana salimos rumbo a Quico, una de las comunidades de Q'eros, que está a las afueras del Cusco, para visitar a un par de tejedores que conocimos en el encuentro en Bolivia (cuyos trabajos son increíbles). 

Revisamos en internet cómo llegar a Q'eros y nos mandó repetidamente el resultado de que debíamos primero llegar a Paucartambo, a 3 horas de Cusco. Después debíamos tomar otro transporte a Kallacancha, 2 horas más y de ahí agarrar rumbo hacia cualquiera de las comunidades de Q'eros. 

Salimos de casa a las 8 am para comprar comida para estos días y hacer otros pendientes previos al viaje. Ayer preguntamos y nos dijeron que para ir a Paucartambo, los buses salían del "Coliseo", que tomáramos un taxi. Mentira, llegamos y hace tiempo ya que dejaron de salir de ahí. Comimos unos tamales ( que los de dulce saben igualitos a los mexicanos) y tomamos un bus hasta el otro lugar de donde sí salen las combis y buses a nuestro destino. 


Llegamos 9.45. Por 8 soles (2 dólares) cada una nos ofrecieron un pasaje a las 10 am. Perfecto, pensamos... Pensamos. Como el bus era grande tuvimos que esperar, primero a que llegara y luego a que se llenara. Salimos pasadas las 11.15. A pesar de nuestra molestia, la emoción de encaminarnos hacia la comunidad nos mantuvo el ánimo arriba. 3 horas de curvas pronunciadas y mucho camino de terracería (ripio) después, llegamos por fin a Paucartambo a las 14.45. 

Lo primero: preguntar por el transporte a Kallacancha, o en su defecto, hasta Quico.

-¡Uy no señoritas! ¡Para llegar por aquí a Quico no hay carretera! Tardarían unos mmmm dos DÍAS en llegar. Les conviene más irse por Ocongate, de ahí están a una hora y media.

-Y ¿de aquí, cuanto es a Ocongate?

-No, tiene que volver a Cusco y de ahí salir. Por aquí, y más sin guía, no van a llegar nunca a Quico, yo trabajo ahí y lo sé.



En resumidas cuentas, les escribimos ahora desde Cusco, después de un paseo para ir a almorzar al mercado de Paucartambo. A las 15.30 estábamos saliendo de regreso.

Paucartambo: Tardamos más en aprendernos el nombre que en ir y volver. 
Mañana: Ocongate y Quico ( esta vez esperamos llegar).