Color Cochinilla



En México, cuando algo se pone difícil o se agravó una situación, se dice que el asunto se puso "color cochinilla".

Hace unas semanas recibimos en MonteGabriela la visita de Inger Romany. Ella es estudiante de Diseño en la U. De Valparaíso y está haciendo su tesis en el uso de la cochinilla como tinte natural.


La cochinilla es un parásito que crece en el nopal (la tuna en Chile). Es un tinte precolombino originario de México y su uso se ha expandido silenciosamente por muchos lugares del mundo.

En su investigación sobre quién trabaja el teñido con cochinilla en Chile, Inger llegó hasta Soledad ( presidenta y fundadora de MonteGabriela), ya que son pocas las personas que la trabajan en el país.


Vino a vernos y dedicamos un día entero a probar todas las recetas que se tenían en MonteGabriela para teñir con éste bicho.


Para hacer el teñido, primero se tiene que moler la cochinilla y para obtener distintos colores y tonalidades se tiene que combinar en el agua con otros minerales. Los que se usan en el recetario MG son Bicarbonato de Sodio, sulfato de fierro y sulfato de cobre. Esta vez decidimos experimentar también con sal de mesa y en algunos casos, dando un baño de vinagre de uva posterior al teñido.



No entraré en detalles de qué receta dio qué color pero puedo decir que de todas las pruebas, resultaron 14 colores diferentes. Desde el rojo natural de la cochinilla (de ahí la expresión), pasando por los morados y lilas, hasta llegar al naranja, color que no se había logrado antes en MG.

Les dejo algunas fotos tanto del proceso como del resultado.







Debo decir que todas quedamos muy satisfechas con lo que se logró en una jornada intensa de teñido. Vale la pena mencionar que aunque, yo personalmente no me involucré al 100% en el proceso, el esfuerzo de Inger y de Sol no fue menor. No es fácil pasar más de 5 horas al lado de la cocina a leña controlando todo el proceso entre humos, calores y olores.No hay lugar para mujeres débiles en la textilería artesanal.



Espero algún día poder recibir a Inger en México para repetir una convivencia tan linda como la que tuvimos y guardar una copia de esa tesis suya en mi biblioteca personal.